.
Iglesia Ortodoxa Ucraniana Autocéfala Canónica. Moisés. Iglesia Ortodoxa Ucraniana Autocéfala Canónica. Moisés. Iglesia Ortodoxa Ucraniana Autocéfala Canónica. Moisés.
  Noticias * Lecciones Espirituales * Linaje Episcopal Canónico * Historia de la IOUA  
  Fundamentos Principales de la IOUA-C * Patriarca Moisés * Sus Preguntas * Cartas y Respuestas * Vacantes  
 
 
 

LECCIONES ESPIRITUALES


64. SERMÓN DE PATRIARCA MOISÉS
SOBRE LA LIMPIA DE DIEZ LEPROSOS
Y SOBRE LO QUE LO BUENO VA SÓLO DE DIOS,
17.12.2006


 

El 27 domingo después de Pentecostés

En el nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo. ¡Amén!

¡Gloria a Jesucristo, queridos hermanos y hermanas!

Hoy escuchamos el Santo Evangelio de San Lucas sobre los diez leprosos, que sabían que Jesús era un sanador y que podrían estar curados por Él (Lucas, XVII:12-19). Y mientras caminaba, se pusieron a gritar: "¡Señor, Hijo de David, ayúdanos a curarse!" Lloraban tanto, que estaba claro lo que realmente querían curarse. Entonces el Señor dijo: "Id, mostraos a los sacerdotes" - y se fueron. Y cuando salieron a la calle, habían estado ya curados. Y uno volvió a Jesús y comenzó a darle las gracias: "Gracias, Jesús, que he recibido la curación de Tí "Y Jesús dice: "¿No fueron diez los que quedaron limpios? Y los otros nueve ... ¿dónde están?", pues "¿Y no son diez los que recibieron curación", al ver, ya que no llegaron dar las gracias!"

Pero Jesús dijo: "Id, mostraos a los sacerdotes," y eso significó que los leprosos estaban curados, porque ellos no tenían derecho a aparecer cerca de la gente si estaban enfermos. Ellos vivían muy lejos en la periferia, en barrios de tugurios, en varias grietas entre las rocas, y, como los ascetas encontraban un refugio para que nadie les vieran y golpearan con piedras. Y cuando recibieron la curación, tenían que aparecer ante un sacerdote que sirvió como médico allí. Les miró y determinó si estaban curados o no, si se pudiera permitirles a la vida familiar.

Y entonces Jesús inmediatamente les dijo: "Id y presentaos a los sacerdotes." Quería decir: "Id, estáis curados." Pero sólo uno de diez volvió para glorificar a Dios, y el Señor sorprendió de esto.

Y en nuestra vida eso sucede a menudo - cuando estamos en problemas, pedimos: "O Dios, ayúdame a salir de esta desgracia, ¡o Dios!" Estamos sinceramente orando y pedimos mucho. Cada persona va a estar acuerdo con esto.

Y cuando Dios nos ha ayudado, el ángel malo en seguida nos chista: "¡No haga caso! Esto tuvo que suceder." ¿Entienden?

Recordemos que todo lo bueno no puede suceder como si nada. Porque el príncipe de este mundo, el ángel caído, no nos permita nada bueno. Él nos trama tales situaciones de las cuales vamos a llorar a todo el mundo y maldiremos a Dios, en lugar de maldecir al diablo.

Etienden ustedes, e la que manera curiosa está organizada nuestra alma. Así que todo lo que puede hacer el diablo - es engaño, astucia, malicia, traición de amigos y así sucesivamente. Y sin fin, tales cosas son suyos. No puede hacer lo bueno y organizar las cosas buenas, y no sucede lo bueno por sí mismo. Pero cuando sucede, está organizado por Dios. Y cuando nos despertamos por la mañana y vemos que fuera se hace buen tiempo, tenemos que entender - eso es de Dios. Dios protege a nuestra tierra, se preocupa por la fuerza de la luz solar. Si aún tiene lugar el más mínimo destello en el sol, apenas podemos respirar, tenemos problemas con corazón - arritmias, hipertensión arterial, etc. Ustedes se imaginan cómo Dios se preocupa por el hecho de que todos los días para nosotros son buenos, y llenados de Su bondad. Y cuando nos encontramos en un problema muy grande, gritamos: "Dios, ayuda, Dios, te pido mucho" - este es un llamado muy sincero a Él. Y cuando llegue la ayuda, nos olvidamos de darle las gracias y decimos: "A, eso tenía que suceder, ¿por qué tengo que dar gracias?" ¿Entienden?

O cuando la gente va a las conferencias - va cansada, sediente, en general, muerta. Y cuando ha visitado estas conferencias y después están bien a causa de la bendición de Dios, entonces esta gente dice, porque el ángel malo hace su trabajo: "Pero, tenía que ser así. Es nada especial, hubo que suceder eso." Ustedes ven, su salud se iba mejor - porque hubo que suceder o qué?

Y aquellos nueve leprosos, también pensaron así: "O, así que tenía que suceder esto". Pero ellos vieron, al ser leprosos, que su piel estaba hinchada, todo estaba como una herida, con todas las enfermedades, el pelo era terrible. Eran monstruos más grandes de los monstruos, ¿entienden ustedes? Y aquí sólo se caminaban y recibieron la curación. Y caminaban más allá pensando: "O, esto hubo que suceder ". Y sólo uno de ellos volvió a agradecer a Jesús por la curación. Y no era un hebreo, sino el samaritano. Volvió la persona del nivel más bajo, como dijeron hebreos, porque ls hebreos no se comunicaban con los samaritanos. Y aquí él volvió, cayó de rodillas y dio gracias a Dios por lo que estaba curado. Todos ven como da gracias a Dios, viendo que había sido limpiado. Y así lo demuestra, a través del cual Dios obra en la tierra - a través de Jesús. Que la curación va de Jesús. Aquí esto samaritano dió gracias a Jesús, aunque Él no necesitaba un agradecimiento. Pero Jesús dijo: "¿Todos habían sido curados? ¿Por qué los demás son tan ingratos?" Entienden por qué, porque el diablo no duerme, porque inmediatamente dice: " O, porque hubo que suceder eso".

Pero no hubo que suceder eso. Todo lo bueno que es en nuestras vidas, ocurre sólo por la voluntad del Padre Celestial. ¿Entienden? Por eso debemos siempre darle gracias: "Gracias, Dios, que hoy estamos bien, que estamos orando aquí, que nuestros niños están jugando y sus voces nos agradan, que los ángeles están con nosotros y nos ayudan. Graciasm que nuestra Ucrania está creciendo, aunque la fuerza mala hace las cosas terribles en la política, la obscenidad en la televisión, etc. Pero a pesar de todo damos muchas gracias, que es así y no peor. Gracias, Dios, que limpias el aire para nosotros, el cual contaminamos mucho, gracias que purificas el agua, que contaminamos mucho, que limpias la tierra para nosotros! "

Un mes después, el 19 de enero, será la limpia energética del mundo entero - de todas las aguas de la Tierra. ¿Quién va a hacer esto, diablo? ¡Es evidente que el Creador del Universo!

"Gracias a Tí, Dios, que nuestras almas se purifican cuando oramos aquí, que nuestra sangre se purifica por medio del Tu Espíritu Santo, Tu gracia!" Porque apenas salimos de aquí, nos contaminamos de nuevo.

"¡Gracias a Tí, Dios, Gracias a Tí, Dios!" Y así sin fin.

"Cada vez que respiras, da las alabanzas al Señor."

Por todo lo bueno, glorifiquemos a Dios. Ya que el bien es Dios. Así que no seamos como los nueve leprosos, ¿o no todos de ustedes han limpiado?

Seamos como el uno de los nueve que volvió a Jesús y le dijo: "¡Gracias Señor!" Gracias, el sacerdote que Dios me ha sanado a través de usted o ha hecho entrar en razón o ha limpiado. "¡Gracias a Tí, Dios, Gracias a Tí, Dios!"

Y agradecemos a nuestro Señor Jesucristo, que con Su gran amor estuvo aquí en la Tierra, enseňaba, fue crucificado, pero resucitó y ascendió al Cielos. "Y vendrá en la gloria y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras" (Mateo, XVI:27). ¡Gracias, Señor, que Tú estás con nosotros y no nos dejes! ¡Amén!

Gloria a Jesucristo!

 

Apóstol (Efesios, V:9-19):

5

9 (porque el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad),

10 examinando qué es lo que agrada al Señor.

11 Y no participéis en las obras estériles de las tinieblas, sino más bien, desenmascaradlas;

12 porque es vergonzoso aun hablar de las cosas que ellos hacen en secreto.

13 Pero todas las cosas se hacen visibles cuando son expuestas por la luz, pues todo lo que se hace visible es luz.

14 Por esta razón dice:

Despierta, tú que duermes,
y levántate de entre los muertos,
y te alumbrará Cristo.

15 Por tanto, tened cuidado cómo andáis; no como insensatos, sino como sabios,

16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.

17 Así pues, no seáis necios, sino entended cuál es la voluntad del Señor.

18 Y no os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, sino sed llenos del Espíritu,

19 hablando entre vosotros con salmos, himnos y cantos espirituales, cantando y alabando con vuestro corazón al Señor;

 

Evangile (Lucas, XVII:12-19):

17

12 y al entrar en cierta aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, que se pararon a distancia,

13 y alzaron la voz, diciendo: ¡Jesús, Maestro! ¡Ten misericordia de nosotros!

14 Cuando El los vio, les dijo: Id y mostraos a los sacerdotes. Y sucedió que mientras iban, quedaron limpios.

15 Entonces uno de ellos, al ver que había sido sanado, se volvió glorificando a Dios en alta voz.

16 Y cayó sobre su rostro a los pies de Jesús, dándole gracias; y éste era samaritano.

17 Respondiendo Jesús, dijo: ¿No fueron diez los que quedaron limpios? Y los otros nueve ... ¿dónde están?

18 ¿No hubo ninguno que regresara a dar gloria a Dios, excepto este extranjero?

19 Y le dijo: Levántate y vete; tu fe te ha sanado.

 

 

 




<<< 63 Página Contenido 65 Página >>>
   1      2      3      4      5      6      7      8      9      10      11      12      13      14      15      16      17      18      19      20      21      22      23      24      25      26      27      28      29      30      31      32      33      34      35      36      37      38      39      40      41      42      43      44      45      46      47      48      49      50      51      52      53      54      55      56      57      58      59      60      61      62      63      64      65      66      67      68      69      70      71      72      73      74      75      76      77      78      79      80      81      82      83      84      85      86      87      88      89      90      91      92      93      94      95      96      97      98      99      100      101      102      103      104   


 
 
Arriba

NoticiasLecciones EspiritualesLinaje Episcopal CanónicoHistoria de la IOUA
Fundamentos Principales de la IOUA-CPatriarca MoisésSus PreguntasCartas y Respuestas
VacantesJerarquía de la IOUA-CEnlacesPhotochrónicas

 
Sitio Oficial de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana Autocéfala Canónica,
url:www.soborna.org
Contáctenos: PatriarchMoses@soborna.org
+380 044 587 77 90
webmaster